REALEZA

Letizia: el percance en Suecia que sorprendió

La reina se llevó la mirada de todos.

La reina Letizia. Fuente: (Twitter).
Por
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

La reina Letizia ha vuelto a ser noticia de todos los medios de España luego de haber visitado, una vez más, el país nórdico de Suecia. En tal nación ha dejado cautivados a todos los presentes al lucir sus más impactantes 'outfits' . 

Para este encuentro, la reina Letizia ha sacado a relucir una de sus tiaras más emblemáticas, la misma que usó cuando el entonces presidente Macri de Argentina visitaba Madrid en compañía de su esposa Juliana Awada.

Así llegaba la reina Letizia a Suecia. 

Si bien por el momento su suegra, la reina Sofía de Grecia, no le presta sus versátiles rubíes de Niarchos, lo que sí ha podido utilizar es la tiara de la Flor de Lis, diadema que ha acompañado de maravilla con un hermoso vestido azul bajo la firma de H&M.  

El hermoso vestido que utilizó la madre de la princesa Leonor de Bordón en la cena estuvo acompañado de un broche que no ha podido pasar desapercibido a la hora de las fotografías, al punto de haber sido la portada de la revista Lecturas.  

Fuente: (YouTube/EL ATICO BBYO).

Apenas la consorte llegó al país, fue admirada por muchos, ya que empleaba una extravagante capa para el frío. Esta pieza es parte de la colección de invierno de Carolina Herrera y resalta el detalle de los pelos ficticios que se ubican en la parte del cuello.  

Pero la esposa del rey Felipe V tuvo un pequeño percance que casi arruina todos sus planes. ¿De qué se trata? Pues a su Alteza Real se le cayó la cartera de manos y se dejó entrever por varios segundos cuál era el contenido de su bolso.  

La reina Letizia en Suecia. 

Sin embargo, la sorpresa no fue tanta porque se pudo visualizar un móvil y algo indispensable en el bolso de una mujer: un pintalabios. Lo curioso es que la reina fue muy audaz y recogió rápidamente lo que se le había caído.  

Sin dudas, la reina Letizia tiene mucho más que contar en este último viaje a Suecia que duró tres largos días, en donde esta última anécdota quedará en la memoria de todos.