TAMARA GORRO

Tamara Gorro: cómo ser madre en estos tiempos

La modelo contó cuáles son sus principales desafíos.

Tamara Gorro. Fuente: (Twitter).
Por
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

Tamara Gorro es una mamá todo terreno y no lo oculta. La influencer ha estado hablando sobre maternidad con Ana Morgade en “Charlas con Cariñoterapia”, un programa en el que han explicado que criar a los hijos es "uno de los mayores retos".

La empresaria, que es madre de dos hijos: Shaila, de cinco años, y Antonio, que tiene tres. De este modo, Tamara Gorro se ha sincerado respecto a sus experiencias y algunos desafíos que tanto ella como su marido tienen a la hora de criar a sus pequeños.

Entre sus más notorios testimonios encontramos el que afirma que “el tiempo pasa volando”. La esposa del futbolista argentino Ezequiel Garay, notó esto al darse cuenta que el cariño, el carácter, la manera de aprender y de compartir cambian.

 No se conforman con nada. Lo notas más en lo positivo, pero también en lo difícil. Es una escalera, según sube la edad tambalea y lo vas notando más.

Fuente: (Instagram).

La modelo ha asegurado que no quiere entrar en conflicto con sus hijos cuando les dice que algo se termina y ellos piden más. Por eso, la mujer tiene un método que le funciona: "Me monta el pollo y entonces digo 'stop'. En una mano tenemos cinco galletas, ser feliz, bajar a jugar y mañana abrir al perro. En la otra mano no tenemos ninguna galleta, llorar y acostarnos tristes. Elige", les propone la empresaria. 

Según confirma, este particular método le funciona a la perfección. Así, en la mayoría de los casos, sus hijos eligen las cinco galletas y acostarse felices. Darles a elegir es algo que le funciona. 

Respecto a la tecnología, Tamara asegura que significa un problema mayúsculo cuando estamos en presencia de un móvil o un televisor. Tamara considera que estamos en un mundo "en el que todo avanza" e incluso en los colegios ya les ponen pantallas.

Si bien, ahora los niños son pequeños, Tamara Gorro no quiere advertirles sobre lo que se pueden encontrar, pero ya sabe cómo lo hará cuando sean un poco más mayores. "Con esta edad no lo hago. No creo que haya alguien tan malo que le diga algo de su mamá o su papá. Pero claro que se lo van a encontrar, evidentemente. Entonces quiero prepararles a la vida.