ALMUDENA AMOR

Almudena Amor tiene una cualidad un tanto marciana

La actriz ha pasado por el plató de "El hormiguero 3.0".

Almudena Amor. Fuente: (Twitter).
Por
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

Almudena Amor ha visitado “El hormiguero 3.0” por primera vez. La joven promesa del cine español ha reflexionado y ha reído junto a Pablo Motos. Así, acudió a presentar su última película “La abuela”, que se estrenará el próximo 28 de enero.

Entre risas, Almudena Amor ha confesado una curiosa habilidad que tiene desde pequeña. “Es como marciana”, ha dicho. Se trata del poder de mover las partes de su cara por separado: desde sus cejas hasta sus orejas. Mírala aquí.

A veces hacía carreras con mi hermano.

La joven ha pasado un buen momento mostrando sus cualidades “marcianas”. Sin embargo, esto no fue lo único que sucedió durante su visita al programa de Antena 3, ya que la actriz ha hecho una poderosa reflexión.

Almudena ha confesado que antes de ser actriz hizo sus “pinitos” en la moda, y Pablo Motos le ha preguntado sobre el personaje que interpreta en esta película: “En el mundo de la moda la edad es bastante crucial”, ha revelado ella.

“Vivimos en una sociedad donde no queremos hacernos viejos”, ha dicho. Ha sido entonces cuando la actriz ha reflexionado acerca de la vejez que está “satanizada”, y del miedo general que tiene la sociedad a cumplir años. 

Almudena es una actriz madrileña que a sus 27 años ya ha sido nominada a un premio Feroz y a un Goya. Es es graduada en Publicidad y lo de la actuación vino a raíz de un comentario que le hizo un chico argentino una noche en un bar. Parece ser que Almudena estaba sentada en la puerta de un local cuando un "tipo con acento argentino" se le acercó para preguntarle a qué se dedicaba. Amor contestó con dos preguntas: "¿Tú qué crees? ¿De qué tengo cara?", le dijo. Y fue precisamente la contestación que la llevó a pensar y a cambiar de rumbo.

"De actriz", le soltó el chico. Almudena cree que "fue una tontería", pero le sirvió para darse cuenta de que la representación era lo que ella realmente quería. Y que nada ni nadie se lo estaba impidiendo. En aquél momento, Almudena Amor lo dejó todo para ponerse a luchar y cambiar el rumbo.