SORPRENDENTE

Pablo Motos queda mudo con el mal momento de Cristina Pardo

Descubre los motivos.

Pablo Motos. Fuente: (Twitter).
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

Pablo Motos y el resto del equipo de "El Hormiguero" han confesado que para las Navidades la han pasado muy mal. Especialmente, fue Cristina Pardo la que ha advertido que fue un momento muy duro y de muchísimo estrés, en el cual no ha sabido qué hacer.

En el ciclo de Pablo Motos, la presentadora ha confesado que fueron situaciones de completa tensión, en la cual todos los días se ha imaginado dar positivo y que quien le hacía el test se lo avisara. Además, explicó que para ingresar al plató, todos los días tenían que ser evaluados, con el fin de que el resto no corra riesgos.

La situación sanitaria con respecto al COVID-19 se ha complicado en España. Los casos no han dejado de aumentar en este último tiempo y particularmente en la época de las festividades de fin de año. Muchos de los que lo han contraído no han estado vacunados, pero otros ya habían sido inoculados y tenían el calendario completo.

De verdad que lo he pasado mal.

Fuente: (Instagram).

En sus palabras, la compañera del presentador ha señalado lo siguiente: "No me importa reconocerlo. Todo el mundo se había comenzado a contagiar y cada día que llegábamos a la empresa nos realizaban un test. Cada vez que me metían el palo en la nariz pensaba 'es hoy, hoy me dirán que estoy contagiada'", ha mencionado con el pánico aún inundando sus ojos.

También, ha expresado el miedo que le ha dado no llegar a las Campanadas del 31 de diciembre, que se han efectuado en la Puerta del Sol de Madrid, las cuales ha presentado este año junto a Dani Mateo. Finalmente, se ha terminado sincerando y afirmó  que ahora se relativiza, pero que ha sido muy complicado para toda España.

La semana anterior le faltó darle una hostia a la cámara.

Pablo Motos ha hablado del exabrupto que ha tenido durante el cierre de año, pero ha expresado que esto ha sido necesario para dejar las cosas en claro. En medio de una coyuntura donde las personas se acostumbran a la incertidumbre de no saber cuándo están contagiados, los cuidados extremos son una demanda.