KIKO RIVERA

Kiko Rivera toma una drástica decisión para salvar su vida

Son horas cruciales para el músico, y su familia espera verlo recuperado.

Kiko Rivera. Fuente: (Twitter).
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

Kiko Rivera ha sufrido una seria afección de salud que puso en peligro su vida. Un ictus padecido el pasado 21 de octubre lo hizo ingresar de urgencia al hospital sevillano Virgen del Rocío, donde permaneció varios días hasta recibir el alta. Luego de ello, pudo volver a casa con su esposa e hijas.

No ha sido una situación fácil de digerir para Kiko Rivera. Al hacer su primer publicación en redes tras el incidente, reconoció que pasó el mayor susto de su historia, y dijo que creía que no iba a poder salvarse. Por suerte, no fue más que algo leve, aunque también es un aviso de su cuerpo.

El marido de Irene Rosales ha hecho muchos "desarreglos" en los últimos años. De hecho, a los 17 comenzó a consumir sustancias prohibidas y eso le ha traído incontables problemas. Ahora, ya abrigado por el calor de su hogar, el músico ha decidido implementar ciertos cambios en su rutina.

"Por fin en casa. Nueva vida, ahora toca cuidarse y pensar en mí", avisó el cantante en su cuenta de Instagram. Los médicos le han dado una serie de recomendaciones que no debe desoír si quiere evitar pasar de nuevo por algo tan serio como lo que le ha ocurrido hace unos días.

Ahora cuida más su alimentación y ha decidido dejar de fumar.

Así lo manifiesta en un artículo, 'Diez Minutos'. Ya había hecho un intento de renunciar al tabaco en 2017 y luego en 2021, aunque no lo logró. Esta vez, por el temor que le ha quedado tras el ictus, es más probable que lo consiga. Además, hacerlo será crucial para él.

Qué dijo Kiko sobre el reencuentro con su madre y hermana

El tema de la visita en el centro de salud que jamás pudo concretarse, la de Isabel e Isa Pantoja, ha dado mucho de qué hablar. La hermana del también 'DJ' fue al nosocomio pero se encontró con una triste realidad: no podía ver a su pariente. De inmediato, llamó a la tonadillera y le dijo que no fuese, porque no la iban a dejar entrar.

Kiko Rivera se refirió al asunto ahora que ya está en su vivienda, y dijo: "Mi madre no va a venir y mi hermana menos, les pido por favor que me dejen recuperarme en paz". Los médicos habrían considerado inoportuno sumarle emociones intensas, pues estas podrían agravar su cuadro, pero incluso fuera del hospital, él sigue asegurando que no quiere verlas.