MESSI

Messi contó que con Antonela Roccuzzo lloraron mucho por sus hijos

La aflicción los superó y temieron lo peor, aunque todo tuvo un final feliz.

Lionel Messi y Antonela Roccuzzo. Fuente: (Twitter).
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

Messi sorprendió al mundo del deporte en 2021 cuando anunció que dejaba Barcelona, el club que por tantos años lo había cobijado para pasarse al París Saint-Germain. Una supuesta falta de acuerdo en lo económico habría motivado su salida, y todo cambió para él y los suyos.

Messi estaba cómodo con cómo era su vida en España. Aquí había criado a sus tres retoños, Thiago, Ciro y Mateo, junto a su esposa y madre de los mencionados. Pero, por más que muchos puedan pensar que este tipo de situaciones es algo a lo que los deportistas están acostumbrados, no ha sido fácil para él.

El marido de Antonela Roccuzzo brindó una reciente entrevista a Star+, y en diálogo con el periodista Sebastián Vignolo, se sinceró sobre diversos aspectos. Ha hablado, por ejemplo, del Mundial de Fútbol Qatar 2022, del que dijo que podría ser "el último" de su carrera.

Pero entre otros temas que han abordado en esa charla, el argentino contó que el primer tiempo de su estancia en Francia se le hizo cuesta arriba, al igual que a su compañera. Algo les asustaba y creían que no iba a tener final feliz esta odisea que emprendieron en pos de su profesión.

Mis hijos fueron los que mejor se adaptaron.

Así lo ha reconocido, en alusión a que esto terminó siendo más complejo para él y la empresaria. Luego ahondó: "Estábamos preocupados por cómo iba a ser para nuestros vástagos. Sufríamos mucho por eso. Me acuerdo de dejarlos en el colegio e irnos llorando", contó.

También expresó: "En Barcelona teníamos la vida hecha, y llegar a un lugar nuevo, con un idioma diferente, no es fácil. Creíamos que la iban a pasar mal", admitió. "Era lo que más ocupaba nuestra mente y, al final, fue lo más fácil de todo; que ellos empiecen la escuela, hagan nuevos amigos. Se dio como algo normal".

Por último, Messi se refirió a la personalidad de esos que llegaron al mundo para cambiarles la existencia: "Mateo es igual a mí cuando tenía esa edad. No le gusta perder a nada, y cuando le ocurre, arma un lío. Nada que ver con Thiago, que es tranquilo, un 'fenómeno', es buenito".