INFANTA CRISTINA

La infanta Cristina no da el brazo a torcer y castiga a Iñaki Urdangarin

La hermana de Felipe VI no permitirá que se haga nada sin su aprobación.

INFANTA CRISTINA E IÑAKI URDANGARÍN. Fuente (Twitter)
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

La vida de la Infanta Cristina ha dado un giro de 180 grados en este 2022. Aún no consigue recuperarse del mal momento que le ha hecho pasar su expareja; como recordaréis, meses atrás salió a la luz que el aludido la engañaba con otra persona, lo que causó una verdadera conmoción en la sociedad española. La noticia, no podía ser de otra manera, se transformó en uno de los temas más relevantes del año.

La herida aún está abierta y tardará mucho en cicatrizar, si tenemos en cuenta lo afectada que se la ha visto en cada una de sus apariciones públicas. El camino que deberá recorrer la infanta Cristina para poder procesar y sobreponerse a la decepción será largo y arduo. Para colmo de males, algunos conflictos entre ellos aún perviven.

Iñaki Urdangarin se casó con la borbona en 1997, y llegaron a tener 4 hijos: Pablo, Juan, Irene y Miguel. Sin embargo, el amor entre ellos se fue desgastando de a poco, hasta que salió a la luz la verdad detrás del exjugador de balonmano. Cabe decir que el exdeportista ya había estado en el ojo de la tormenta a comienzos de los 2000, cuando fue arrestado por malversación de fondos, fraude y delitos fiscales.

Fue en mayo que supimos de su amorío furtivo con Ainhoa Armentia, una abogada a la que conoció mientras trabajaban juntos en una de las empresas en las que se desempeñaba el exduque de Palma. El noviazgo habría iniciado en 2020, cuando el excuñado de Felipe VI se sumó a la cartilla de profesionales de 'Imaz&Asociados'. Las imágenes en las que se los podía ver hablaban por si solas: complicidad, risas y miradas eran prueba de que entre él y ella había algo más que una mera relación laboral.

Ante la cantidad de elementos probatorios de la traición, al empresario no le quedó más remedio que confesar sus actos y atenerse a las consecuencias. Semanas después de la revelación, anunciaron, mediante un comunicado conjunto, que habían tomado la determinación de seguir caminos opuestos; a la vez, pidieron que se manejase el tema con respeto y consideración, sobre todo para mantener a sus pequeños alejados de las polémicas y los conflictos. El proceso de divorcio estuvo signado por el futuro de sus descendientes y, también, por las desavenencias económicas entre ellas.

Finalmente, consiguieron llegar a un acuerdo: la hija de Don Juan Carlos le deposita, mensualmente, una cantidad aproximada a los 5 mil euros a su exmarido a fin de que pueda solventar sus gastos y, claro, los de sus retoños. No obstante, acorde a lo publicado en diversos medios, existe una cláusula que, de seguro, reavivará el escándalo en el exmatrimonio.

La 'royal', mencionábamos al comienzo de este artículo, no ha conseguido todavía superar el engaño del que fue víctima. Por ello, es perfectamente entendible que tenga algunas reservas para con el que fuera su esposo y la actual novia de este. Y, sin temor al qué dirán, mientras debatían los detalles de la separación, la noble le habría exigido al exbalonmanista que mantuviera a sus herederos alejados de la colegiada, pues, como deja entrever el polémico apartado contractual, desconfía de ella.

La infanta Cristina intenta rehacer su vida y reconstruirse como la persona fuerte e independiente que siempre fue. Ahora, mientras reside en Ginebra, donde se enfoca en sus propios proyectos, la tía de la Princesa Leonor se prepara para despedirse de sus sucesores, que partirán a Vitoria con motivo de celebrar las fiestas con su padre. Tú, ¿conocías el detalle secreto de su descasamiento?