IÑAKI URDANGARIN

Iñaki Urdangarin: sus lujos en la cárcel y las visitas secretas de la infanta Cristina

Con increíbles comodidades pasó sus dos años privado de la libertad el ex de la 'royal'.

Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina. Fuente: (Indiscreciones).
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

Iñaki Urdangarin ha tenido una vida bastante marcada por los escándalos. El más reciente fue el de su romance clandestino con Ainhoa Armentia, que saltó por los aires cuando se publicaron unas fotos de ambos tomados de la mano y andando por la playa. Por entonces, nadie sabía quién era.

Pronto se conoció que quien se paseaba con Iñaki Urdangarin era una abogada y compañera en el bufete de Vitória donde él trabajaba. Tras un largo proceso, la infanta Cristina y el mencionado se divorciaron, y actualmente él está viviendo con su novia, intentando alejarse del foco mediático.

Pero otro asunto complicado para el excuñado del rey Felipe, y que debió atravesar casi en soledad, fueron los más de dos años que pasó en la cárcel. Respecto a cómo fue su vida allí, hay alguien que conoce y mucho del tema, y acaba de publicar un libro en torno a él.

Nacho Gay, quien es periodista y director de 'Vanitatis', es su autor. Tras investigar por algunos meses, este supo que el exbalonmanista no fue un preso "común" y que ha tenido muchas ventajas y consideraciones, tantas, que resulta en verdad sorprendente.

Algunos privilegios eran comprensibles.

Así se ha manifestado quien escribió la obra. Luego agregó: "O, al menos, se pueden defender por cuestiones de seguridad, pero otras no, como tener una bicicleta estática frente a la televisión". Ha estado en "El Programa de AR", y allí ha brindado estas precisiones. También hemos sabido que estaba en un ala de la cárcel que era para mujeres, aunque no podía tener ninguna clase de contacto con ellas.

Pero no todo era color de rosas, y es que, en total, han sido 949 días que ha pasado en completa soledad, en ese sitio. No tenía compañeros, estaba aislado de los demás. Por otra parte, ha reconocido que las visitas de la infanta Cristina a Iñaki Urdangarin, al principio, eran muy frecuentes, aunque luego fueron decayendo.

Ante la pregunta de por qué no existen fotografías de esas llegadas de la cuñada de Letizia a visitar al exdeportista, el entrevistado explicó que era porque arribaba en coches con cristales tintados. Además, mencionó que para ella no era sencillo: "La logística era complicada. Tenía que coger un avión desde Ginebra y luego una furgoneta", cerró.