ROCÍO CARRASCO

Rocío Carrasco sufre y Olga Moreno ríe de felicidad

Las ex de Antonio David Flores concluyen su enfrentamiento.

Rocío Carrasco y Olga Moreno. Fuente: (Indiscreciones).
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

Rocío Carrasco no ha tenido un buen desenlace en su juicio contra Olga Moreno, tras haber soportado las opiniones que la ex del padre de sus hijos había dicho en el 2019 en la televisión, sobre la relación inexistente que hay entre ella y sus retoños, Rocío y David.

Rocío Carrasco la demandaba por  calumnias y derecho al honor, en compensación pedía una indemnización de 90.000 euros por daños morales, agregándole a esa suma, los gastos del procedimiento. Además, pedía que la diseñadora no volviese a nombrarla públicamente.

Olga Moreno ha salido victoriosa de este juicio que ha demorado tres años en dar su veredicto, por fortuna a favor suyo. Aparentemente el juez no ha encontrado razones por las que culparla por sus declaraciones, asegurando que en ningún momento perjudica a los derechos, honor o la privacidad de Carrasco.

Acorde a las fuentes de “Europa Press”, se ha concluido en que “prevalece la libertad de expresión” debido a que se refiere un personaje del mundo del espectáculo, por lo que siempre estarán expuestos a comentarios de esta índole.

Parecía que el juez estaba en contra de la hija de Rocío Jurado, ya que también señaló aquellas ocasiones en las que la propia colaboradora ha puesto en riesgo su privacidad al dar entrevistas, algo que ahora protege, siempre lo ha manifestado públicamente, sin problemas. De hecho, recordemos que ha hecho documentales sobre su vida y su familia, lo que ha incluido algunas declaraciones impactante con el “youtuber”, que comparte un pasado con las protagonistas del caso.

La madre de Rocío Flores, además, ha participado en programas que pueden clasificarse de interés general, por lo que el tribunal, concluyó de la misma manera en que el regulador legal, no encontraban un motivo para culpar a Olga Moreno y desestimó la demanda de la empresaria.

El juez le ha puesto fin a la interminable disputa entre la excolaboradora y la diseñadora, señalando que “cualquiera que sea la opinión que merezca este género televisivo, quien voluntariamente se presta a participar en él, en el caso de la demandante, generando polémica para así lograr su aparición en programas sucesivos gracias a pautas de comportamiento extravagantes o escandalosas, no puede pretender que se proteja su honor frente a expresiones, objetivamente.”

De esta forma, Rocío Carrasco ha tenido que aceptar su derrota y seguir con su camino, mientras la novia de Agustín Etienne, puede continuar con su camino libre de culpas y, sobre todo, de los escándalos.