INFANTA ELENA

La infanta Elena sufre una aparatosa caída en pleno Madrid Horse Week

La reacción del público, y cómo se encuentra.

Infanta Elena. Fuente: (Twitter)
Por
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

La infanta Elena está disfrutando de uno de sus deportes favoritos en la IFEMA Madrid Horse Week. La hípica es uno de los ‘hobbies’ predilectos de la hermana de Felipe VI, desde hace mucho tiempo. Sin embargo, inesperadamente, en medio de la competición, ha sufrido una aparatosa caída. 

La infanta Elena ha hecho gala de su dominio del caballo, saltando vallas y superando obstáculos ante la mirada atenta de los asistentes. Pero hacia el final del recorrido ha sufrido un percance que ha sorprendido a todos: se ha caído del caballo y no ha podido continuar el recorrido. 

Fuente: (Twitter)

Doña Elena se disponía a saltar una barrera de tres palos, pero su caballo se ha frenado en seco provocando que la jinete caiga aparatosamente contra la arenilla del hipódromo. Rápidamente, la ex de Jaime de Marichalar se ha levantado y ha avisado con gestos que se encontraba bien.

Con una sonrisa despachó al socorrista que había acudido a verificar que estuviera bien y tímidamente ha saludado al público. Luego, la hija del rey Juan Carlos I se ha dirigido a pie hasta donde se encontraba el grupo de amigos que la habían acompañado.

Fuente: (Twitter)

A sus 58 años, la infanta ha participado en un torneo de equitación como solía hacer en sus años mozos, y ha demostrado sus habilidades en dicho deporte ecuestre y el revés final no ha ensombrecido su actuación, pues se trata de un accidente muy habitual en esta práctica.

El público allí presente la ha despedido entre aplausos, con vítores y vivas. Elena se ha retirado agradeciendo el apoyo que le han brindado desde las gradas de IFEMA, que había irrumpido con un "ooooohhhh" al ver el accidente.

Fuente: (Twitter)

Por fortuna, no fue más que un susto, y la infanta Elena ha salido ilesa del recinto. Un riesgo que ha tomado a consciencia, pues, después de todo, las caídas son uno de los previsibles gajes de oficio del jinete.