JUAN CARLOS I

Corinna Larsen desvela cómo utilizaban a Juan Carlos I

Esto es lo que realmente pensaban los amigos del monarca.

Juan Carlos I de España. Fuente: (Twitter).
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

Al parecer no todo fue diversión en el safari al que acudió Juan Carlos I y sus más allegados, todo indica que este ha sido el suceso que desencadenó el resto de los problemas, algo que ya hemos podido escuchar en el capítulo cuatro del ‘podcast’.

Juan Carlos I y su querida amiga alemana habían acaparado la atención de todos los medios cuando se descubrió que pasaron  una velada juntos en un lujoso hotel, esto la convirtió en una de las personas más antipáticas de España, repudiada por todo el pueblo.

Tenemos la versión de “Corinna y el Rey” sobre lo que ocurrió en África, sin embargo, Ana Romero, primera periodista en conseguir una entrevista por parte de la empresaria, ha conseguido una versión inédita de Corinna Larsen en la que pone bajo un velo diferente al emérito rey.

A veces el amor por alguien nos hace perder el juicio y nubla nuestra visión sobre la realidad, algo que al parecer le ocurría a la empresaria en esos instantes, ya que actualmente habla del exmonarca como un mimado alcohólico, con un grupo de amigos que solo le seguían sus juegos para pasarla bien y beber un excelente vino, a su cuenta.

Recordemos que la excusa perfecta para aquel fatídico viaje, había sido el cumpleaños de Alexander, hijo de la entrañable amiga de Juan Carlos, por lo que los tortolitos debían dormir en tiendas separadas. Este fue el motivo por el que no supo de la caída del padre de Felipe VI hasta el otro día.

Mientras el soberano se quebraba del dolor, Corinna, se encontraba durmiendo cómodamente, incluso creía que no era nada para preocuparse, una tonta caída que podría ocurrirle a cualquiera, sobre todo teniendo en cuenta que el de la realeza estaba pasado de copas y no podía, casi, mantenerse de pie.

La ex de Philip Adkins planeaba seguir con sus actividades programadas, creyendo que todo estaba bien y que su Rey solo necesitaba descansar, aunque su incredulidad no duró demasiado, pues, el jefe de seguridad le explicó que el equipo médico estaba sumamente preocupado y que no querían correr riesgos. La torpeza del emérito lo llevó a provocarle una hemorragia interna, por lo que debían regresar en cuanto antes.

Juan Carlos I debió volver al palacio y hacer frente a lo que se venía: una tormenta de escándalos. Si bien, él no debe haber pasado por un tierno reencuentro con doña Sofía, podemos asegurar que quien la pasó aún peor fue Corinna Larsen. Gracias a este hecho, el romance entre ambos salió a luz y ya nadie pudo continuar con la mentira.