ROCÍO CARRASCO

Rocío Carrasco revela cómo desligó el nombre de su madre de una ilegalidad

La presentadora confesó que ha tenido que hacer frente a los intereses económicos de su familia .

Rocío Carrasco. Fuente: (Instagram)
Por
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

En la última entrega de “En el nombre de Rocío”, Rocío Carrasco ha denunciado con ldocumentos todas las irregularidades que han causado la demora en la apertura del museo en honor a su madre, Rocío Jurado. 

En su programa, Rocío Carrasco ha dejado en claro que siempre ha querido poner en funcionamiento el museo, pero que quería “que se abriese en las condiciones que ella se merecía”. 

Fuente: (Twitter)

La hija de la cantante ha explicado que “no podía vincular” el nombre de su madre a ilegalidades, “por una prisa, por una presión electoral, por una presión familiar, por unos intereses económicos de la familia”. 

Además, afirma que “ellos sí tenían intereses económicos”. Palabras que desmienten la versión de sus familiares, incluso la de Gloria Camila, que la han acusado de no querer abrir el museo por razones monetarias.

Fuente: (Twitter)

La presentadora fue lapidaria con sus parientes: “ya se veía todos pululando por el museo. Amador de director, la otra llevando en el cochecito a la gente por la ruta turística en el tren, todos. Otro en el bar, seguramente, otro vendiendo  palomitas en la puerta. Se veían todos colocados”

“Yo eso no lo iba a hacer en las condiciones que tenía el museo y en las condiciones que estaban sus alcaldes. No lo iba a hacer porque no iba a vincular el nombre de Rocío Jurado con absolutamente nada que no estuviera dentro de la legalidad. Si lo quieren entender, que lo entiendan y si no lo quieren entender, que no lo entiendan. Pero eso es lo que hay”, aseguró la televisiva.

Fuente: (Twitter)

Amador Mohedano brindó una entrevista a "Sálvame" en la que aseguró que su sobrina no ponía fecha de apertura al museo porque el Ayuntamiento de Chipiona no acataba sus requisitos económicos para llevarlo adelante. Y afirmó que la heredera universal de la intérprete pedía 30.000 euros mensuales, además de extras por merchandising y el 50% de lo recaudado con la venta de entradas. Algo que Rocío Carrasco negó rotundamente en el último episodio de la docuserie.