JUAN CARLOS I

Juan Carlos I: preocupa su estado de salud en su primer día en Sanxenxo

El monarca ha estado algo complicado y recibió asistencia.

Juan Carlos I. Fuente: (Twitter).
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

Juan Carlos I, tras dos años viviendo en Abu Dabi, ha regresado a España. El emérito ha llegado al país en el que ha sido recibido por su hija, la infanta Elena, quien vela por su seguridad y salud, arropándolo en este momento de  trascendencia.

En diversos problemas judiciales, Juan Carlos I ha tomado la iniciativa de volver a su patria y, después de pasar desapercibido ante la búsqueda constante de la prensa, finalmente fue visto este viernes asistiendo a la Copa de España de vela, evento que se realizó el pasado viernes en Sanxenxo (Pontevedra).

Pese a que esta misma mañana también fue divisado en su paso por el Real Club Náutico, donde se ha presentado frente a una multitud, no todas han sido buenas noticias para el emérito y su entorno más cercano.

El padre de Felipe VI no ha recibido buenas noticias sobre su salud y, de hecho, se lo ha visto con ciertos problemas de movilidad de los que su hija Elena se ha estado ocupando, no perdiéndole de vista ni un instante y ayudándole en cuanto le es posible.

El monarca ha sido visto arribando en esta primera jornada en Sanxenxo ayudado por su bastón y una persona, en la que se ha apoyado para bajar al muelle y subir a bordo del Bribón, embarcación comandada por su amigo Pedro Campos, quien además le ha dado abrigo en su casa.

Pese a estos problemas de movilidad, se rumorea que el emérito tendrá oportunidad de ponerse al mando de la mencionada embarcación el día domingo, cuando la tripulación salga nuevamente a competir.

“Lo que nos transmite él y su entorno es que está físicamente bien, otra cosa es que lleva tres años sin navegar y eso le preocupa”, ha señalado su buen amigo, por lo que se espera que el royal esté disponible para realizar dicha acción.

Tanto sus amistades como su familia esperan que Juan Carlos I esté en las condiciones pertinentes para ponerse al mando como tantas veces lo hizo en el pasado, una tarea que ama y que no quisiera perderse.