JUAN CARLOS

El lujo que rodea al Rey Juan Carlos en el exilio

El marido de la Reina Sofía se ha afincado en un palacio en Abu Dabi.

Juan Carlos I. Fuente: (Twitter).
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

Juan Carlos fue noticia tiempo atrás cuando se supo que había abandonado España en medio de un entuerto judicial. Eran numerosas las causas que tenía en su contra y, según ha manifestado, tuvo "mucha presión" para tomar la decisión de exiliarse.

El lugar elegido por Juan Carlos para instalarse y comenzar una nueva vida fue ese lugar. Allí reside en la exclusiva isla de Nurai, y la vivienda en la que se encuentra posee más de mil metros cuadrados construidos, además de múltiples dormitorios y varias otras comodidades.

El padre de Felipe VI anunció en agosto de 2020 que se iba del país, y en un primer momento se radicó en el hotel 'Emirates Palace'. Sin embargo, como la privacidad allí era nula para él, se mudó al sitio donde está en la actualidad, en la capital de los Emiratos Árabes.

El Rey Emérito pasa sus días en un inmueble que está a metros de la playa y donde cuenta con futbolín, seis habitaciones, siete servicios y hasta piscina. Lo han revelado en "Viva la Vida", donde han dado algunos detalles de este increíble y paradisíaco lugar en el que hoy vive.

Fuente: (Twitter).

No hay coches ni carreteras, y solo existen 11 propiedades allí.

Así lo han hecho saber en el formato de Telecinco. Cada una está valuada en un mínimo de once millones de euros. La mansión cuenta con amplios salones y hasta una sala de cine con capacidad para 18 personas. Amén del espacio construido, la parcela es de 4mil m2.

Uno de los espacios tiene vistas a las aguas del Golfo Pérsico. Hay sofás dispuestos frente a los ventanales y un billar. La exclusiva decoración de todo el lugar está muy bien cuidada, con lámparas y estanterías modernas.

Algunas de las habitaciones de la lujosa estancia de Juan Carlos cuentan con su propio salón. Predominan los tonos claros, y uno de los sanitarios es prácticamente una obra de arte. Posee líneas esculturales y vista al mar. Uno de los dormitorios cuenta con butacas tapizadas en azul.