BIENESTAR

Bienestar y comida increíble, la dieta perfecta

Consejos para el fin de estación

Una selección variada y completa.
Por
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

El verano ha sido un momento muy divertido del año, compartiendo entre salidas con amigos y reencuentros familiares al máximo. Y más allá de compartir días estupendos, es probable que la dieta se vea afectada y ese descuido con ‘los permitidos’, irrumpan con la rutina, perdiendo el bienestar del ciclo alimentario. 

Más allá de hacer esfuerzos para estar en forma o buscar el bienestar solo para una determinada época del año, lo fundamental es tratar de tener buenos hábitos con la comida todo el año. Es posible tener una digestión saludable sin importar que estación estemos transitando. 

Con amplio interés se ha difundido el secreto de una alimentación sana. Es necesario no enfatizar en esfuerzos para adelgazar que no tienen resultados positivos. Es más, no ser consiente de un consumo diverso de nutrientes puede vulnerar es estado general del cuerpo. Los siguientes conjuntos de comestibles son esenciales para la rutina perfecta.

Carbohidratos: Una mentira que circula en las salas de musculación es que para tener un cuerpo soñado es importante eliminarlos. Esto es completamente falso y puede generar un desequilibrio en la calidad de vida. Son compuestos del tipo almidones, fibras y azúcares, principalmente. Se los encuentra en las frutas, cereales, verduras y productos lácteos. Se llaman hidratos de carbono, pues químicamente contienen: carbono, hidrógeno y oxígeno. 

Los mencionados contribuyen a la obtención y almacenamiento de energía. Son el combustible del sistema nervioso y ayudan a un correcto funcionamiento del cerebro. Estos deben consumirse en raciones moderadas y en sus presentaciones más naturales posibles. Es común hallarlos en muchos alimentos ultraprocesados, por lo que se recomienda buscar sus presentaciones directamente en su medio ambiente.

Proteínas: Sustentan por completo el aparato muscular. Siendo la clave de varios procesos biológicos, hacen parte de todas las células del organismo y de los tejidos. Su consumo balanceado no solo favorece a tonificar las regiones musculares para obtener un cuerpo 'fitness', también son útiles en el crecimiento saludable del cuerpo de forma integral. Pueden ser de origen vegetal como en las legumbres, los granos y algunos cereales. O más comúnmente de los animales: la carne, lácteos, el pescado, los huevos y el pollo. 

Vitaminas y minerales: Son los conocidos como “macronutrientes” y se recomiendan en pequeñas cantidades. Sirven para la defensa de las enfermedades, reparación de tejidos, y al crecimiento. Algunos ejemplos: vitaminas A, D, calcio, potasio, hierro, entre otros. Se encuentran fácilmente en las verduras, frutas, cereales, legumbres, carnes, pescados, huevos. Los ingredientes en su estado más natural siempre tiene estos componentes.

Si bien hay que considerar otros tipos de grupos: las grasas, las cuales se pueden obtener de los frutos secos, el aguacate y el pescado azul. Y discriminar las grasas trans provenientes de origen animal, la clave es llegar a balance calórico. Si el promedio de consumo diario es de dos mil calorías, podría distribuirse de la siguiente forma: los hidratos (CHO) entran en el orden de un 55 a un 60% de las calorías totales del día. Las grasas deberían estar en un 25 y un 30%. Y las proteínas, entre un 12 y un 15%.