JORGE JAVIER

Jorge Javier, arrepentido de no escuchar a tiempo a Vargas Llosa

Se ha lamentado desde un sitio muy lejano, y así lo ha manifestado.

Jorge Javier y Vargas Llosa. Fuente: (Indiscreciones).
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

Jorge Javier es uno de los personajes mediáticos más destacados de la televisión de España. Sus intervenciones no pasan jamás desapercibidas, y así logra despertar una increíble cuota de amor, como también lo opuesto. Lo cierto es que no se puede permanecer indiferente ante él.

Por estos días, Jorge Javier está tomándose un descanso antes de regresar a sus múltiples obligaciones. Días atrás ha dedicado un artículo completo, en su 'blog' de la revista 'Lecturas' a una integrante de la Realeza. No ha tenido compasión con ella, y sus palabras han dado mucho que hablar.

El trabajo hablaba de Victoria Federica. En todo momento, él ha criticado sus modales y el hecho de que sea tan difícil para los medios acceder a ella. Casi nunca logran que hable con los periodistas, y los deja esperando sin brindarles un mínimo detalle de lo que intentan averiguar.

Poniéndose del lado de sus colegas, ha sido que el presentador no ha querido dejársela pasar. Pero amén de todo ello, recientemente ha compartido con todos unas fotografías del lugar que está visitando, que es en verdad maravilloso por donde se lo mire.

Según Vargas Llosa, 'El Valle de las Maravillas'.

Así comienza el breve escrito que ha dejado en su cuenta de Instagram. Luego, el colega de María Patiño se lamenta por haber esperado recién hasta ahora para visitar un lugar de estas características únicas, que lo ha dejado encandilado y deseoso de volver al año siguiente.

"No entiendo cómo he tardado tanto en conocerte. Perú es mágico", concluye el amigo de Rocío Carrasco. Él, como muchos de sus compañeros y demás celebridades muy conocidas en el país, están en pleno proceso de recarga de energías, antes de tener que comenzar otra vez con la rutina.

Jorge Javier ha elegido un paradisíaco sitio que invita a soñar. No hay muchos espacios con las particularidades que este tiene, y enamora a cada viajero que se acerca a admirarlo. Pronto deberá decir adiós y sentarse nuevamente en los platós, para hacer una de las cosas que mejor sabe.