LYDIA LOZANO

Lydia Lozano confiesa sus mayores secretos

La colaboradora habló de su vida más privada.

Lydia Lozano. Fuente: (Google)
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

Lydia Lozano es una de las periodistas más queridas de la pequeña pantalla, lleva toda una vida dedicándose a eso.

Este miércoles Lydia Lozano se enfrentó en “Sálvame” a diferentes momentos, y decisiones de su vida. Habló de su vida más privada, que ha intentado mantener lo más al margen posible, aunque a veces se hiciera complicado por el programa en el que trabaja.

Habló en "Sálvame" de Charly con quien lleva más de 30 años de casados, "el hombre de su vida". "Es un hombre que es mi mejor amigo, y mi marido, pero sobre todo es mi mejor amigo. Y esa confianza no todo el mundo la tiene", se sinceró la periodista ante la cámara.

La comunicadora también ha explicado la razón por la que ni ella ni Charly han dado el paso de ser padres a lo largo de su vida.

“Ha sido, es y será el hombre de mi vida y te lo digo sin hipnosis. No hemos sido padres porque yo, con Charly, no he necesitado nada más. Él hubiera querido, pero yo nunca he sentido eso. Por amor tendría un hijo con él, pero me dijo que no, y me volví a enamorar”, ha explicado.

 

 

 

Confían plenamente en el otro, pero no perdonarían una infidelidad ni deslealtad por parte de ninguno, tal y como ha comentado la periodista. “No concibo la infidelidad, cuando llegas a una edad y decides compartir la vida con alguien y vienes ‘vividita’ y él ‘vividito’, que él estuviera con otra mujer o yo con otro hombre. Es que no lo concibo, porque se hubiera roto todo. Nos conocemos tanto. Y me sigue sorprendiendo”, ha dicho sobre su pareja.

La periodista también se ha emocionado al recordar el doloroso fallecimiento de su hermano Jorge, que falleció en marzo de 2021 de coronavirus. "Es muy difícil porque no pudimos verle ni hablar con él", ha explicado entre lágrimas.

Lydia Lozano ha señalado que el deceso de su hermano ha afectado muchísimo a su madre, que ya tiene 93 años, pues la pérdida de un hijo es un trago muy amargo. "Siempre la estamos animando, pero es muy difícil, sobre todo, porque fueron 45 días sin verlo".