JOSÉ ORTEGA CANO

José Ortega Cano se refugia en su yerno, David García

El torero está pasando mucho tiempo con el novio de su hija.

José Ortega Cano. Fuente: (Google)
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

José Ortega Cano no está pasando su mejor momento debido a las últimas acusaciones de Rocío Carrasco, con quien lleva mucho tiempo sin hablarse y, después de tanto, podrían tener un cara a cara.

Esta semana se dio a conocer en el capítulo de “En el nombre de Rocío” que está centrado en los últimos años de la vida de Rocío Jurado y su marido: José Ortega Cano.

A sumarle esta situación, José Ortega Cano también está pasando por una crisis matrimonial con Ana María Aldón. Quien hace unos días le ha lanzado un reproché a su marido. Parece que no le ha sentado nada bien que el torero diese la cara por sus hijos y que a ella ni la mencionase en este sentido.

"También hay que defender el honor de la mujer que tienes a tu lado. He tenido que aprender a defenderme", ha asegurado, dejando claro que la distancia entre los dos es cada vez más evidente. La colaboradora de televisión se muestra agotada por todo lo que ha ido sucediendo en los últimos meses, aunque no termina de ser clara a la hora de hablar de su inminente separación del torero.

Ante todas estas situaciones y durante la ausencia de su hija Gloria Camila Ortega, el torero se está refugiando en su yerno, David García.

El torero se ha ido de copas con David, parece que, mientras la joven está en “Pesadilla en el paraíso”, el suegro y yerno se están apoyando mutuamente y pasando tiempo juntos.

Ayer por la tarde, David acudía a recoger a José Ortega Cano para ir a tomar algo con la madre del joven a una terraza. Mientras esperaban la llegada de más gente, se pudo notar la buena sintonía entre suegro y yerno, ya que no paraban de conversar.

Cuando llegaron el resto de las personas, el torero se lo veía muy bien integrado, y estuvo charlando sin problema con ellos.

Parece que la compañía de su yerno le está haciendo muy bien a José Ortega Cano, en estos momentos tan complicados en los que el mayor pilar de su vida está ausente.