INFANTA CRISTINA

La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin se reencuentran en el lugar menos pensado

Ambos han acudido este domingo al funeral de un amigo en común.

Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin. Fuente: (Twitter).
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin han estado en la boca de todos en estos últimos meses, pues, su relación terminó hace poco tiempo debido a la infidelidad que el exduque le hizo padecer a su exmujer, desde entonces solo una vez se los ha visto juntos nuevamente, hasta ahora.

La Infanta Cristina hace unas horas debió acudir al funeral de un amigo, es aquí donde la expareja se ha encontrado una vez más tras haber anunciado su separación, al menos, por segunda vez en España.

Eduardo Roldán, exdirector y gerente de la estación de esquí de Candanchú, fue el profesor de este deporte de Cristina e Iñaki. Durante la ceremonia la distancia entre la familia y el exduque de Palma fue más que evidente.

La infanta acudió al funeral en la catedral de Jaca acompañada de sus hijos Pablo y Miguel, y su hermana Elena. Hasta este momento, era bastante notable la frialdad por parte del grupo con Iñaki Urdangarin.

La situación no mejoró a la salida y al despedir el féretro, la distancia entre el grupo y el deportista no se acortó en ningún momento, ni siquiera por parte de sus hijos, quienes de esta forma demostraron su posición a favor de su madre en lo que respecta a la ruptura de su matrimonio.

Iñaki se mostró solo y siempre se mantuvo detrás de todos, tampoco fue acompañado por su nueva novia Ainhoa Armentia, lo que nos hace preguntarnos si la pareja está atravesando alguna crisis, o, por respeto a la familia.

Eduardo Roldán, ha sido muy importante para los miembros de la familia real, ya que siempre han mantenido un lazo muy estrecho con todos sus miembros al pasar los años, por lo que la noticia ha sido muy dolorosa para todos ellos.

La infanta Cristina, Elena y el rey Felipe han iniciado sus pasos en el esquí, gracias a Eduardo. El rey, incluso, acudió este sábado al sanatorio de Jaca, en una visita privada muy difícil en la que ha tenido que dar el pésame del que había sido su profesor. Aun así, no se sabe porqué el rey Felipe VI no acudió al funeral, se sospecha que para no coincidir con su excuñado.